Conoce a la contorsionista y acróbata que se convirtió en la primera tatuadora de EU

0
108

Maud Wagner, una acróbata estadounidense, rompió todos los moldes en su época y se atrevió a incursionar en una carrera que entonces estaba dominada por los hombres.

Al parecer, los tatuajes están de moda hoy en día, y quien no luce uno le es considerado como “poco anticuado”, aunque realmente se necesita valor par decidirse a decorar la piel, no sólo por el dolor que éste podría causar momentáneamente, sino porque es un diseño que se llevará toda la vida.

Pocos son los que se ponen a pensar en los antecedentes de este tipo de arte, y claro, debe ser mencionado el trabajo de una mujer que sobresale: Maud Wagner.
Su piel fue el mejor lienzo para practicar, además del escaparate perfecto para el arte de la aguja y la tinta.

A inicios del siglo XX, este tipo de arte en las mujeres estaba vinculado con chicas de la mala vida, las prostitutas y las convictas. Y claro, es por esto que su historia es sumamente especial, ya que además de decorar su piel, esta mujer se convirtió en la primera tatuadora profesional de Estados Unidos. Aquí te contamos los detalles:

Maud Stevens Wagner nació un febrero de 1877 en Kansas, y antes de descubrir lo que sería su vocación, trabajaba como contorsionista y acróbata en los circos locales.
Cuando estaba en la Feria Mundial de San Luis, a principios de 1900, conoció a Gus Wagner, quien se llamaba a sí mismo como “el hombre más artísticamente marcado en América”, y poseía 264 tatuajes en su cuerpo.

Cuando Gus conoció a Maud admitió haber sentido una fuerte atracción e incluso se ofreció a plasmar su arte en el cuerpo de la joven, siendo esa su estrategia de seducción. Después de varias sesiones, se casaron y tuvieron una hija, y fue cuando dejaron el circo para trabajar de forma independiente como tatuadores.

Maud falleció el 30 de enero de 1961 a los 83 años de edad, en Lawton, Oklahoma.

Visita Digitecka

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here