El genoma de los pulpos asegura que “son como extraterrestres”

Su cerebro tan complejo, sus tres corazones y sus tentáculos con neuronas son las características que asombran a los expertos.

0
66

“El ya desaparecido zoçologo británico Martin Wells decía que el pulpo es un extraterrestre, y nuestro artículo describe entonces el primer genoma secuenciado de un extraterrestre”, mencionó Clifton Ragsdale, profesor en Neurobiología y Biología Organísmica y Anatomía en la Universidad de Chicago (UCH).

Ragsdale es reconocido por ser el coautor del primer análisis completo del material genético del pulpo, efectuado por investigadores de la UCH, la Universidad de California Berkeley y el Instituto de Ciencia Tecnología de Okinawa, en Japón. Esta investigación, patrocinado por el Consorcio de Secuenciación de Cefalópodos, ha analizado los genes de un pulpo de California llamado “Octopus bimaculoides”, descubriendo que tienen diferencias sorprendentes respecto de otros invertebrados.

“El pulpo parece ser totalmente diferente del resto de los animales, incluido otros moluscos, con sus ochos brazos prensiles, su cerebro de grandes dimensiones y su capacidad inteligente para resolver problemas”, aseguró Ragsdale.

Se trata de una criatura sin esqueleto y con tres corazones, con medio billón de neuronas distribuidas en ocho brazos tentaculares, cada uno de los cuales puede regenerarse, pues posee una “mente propia”, así como músculos que se endurecen temporalmente en sus codos y hombros, explica el OIST.

Asimismo, tienen la misteriosa capacidad de camuflajearse y decorar su guardia con restos de su presa, representado el pináculo de un camino evolutivo alternativo al humano.

El estudio del material genético del Octopus bimaculoides revela que el sistema nervioso del pulpo está organizado de una manera totalmente diferente a la humana y de otros invertebrados.

“El cerebro central rodea el esófago, lo que es típico de los invertebrados, pero también tiene grupos de neuronas en los brazos, que pueden trabajar de forma relativamente autónoma, además de grandes lóbulos ópticos involucrados en la visión”, afirmó Daniel Rokhsar, profesor de Biología Molecular y Celular, en la UC Berkeley, y codirector del estudio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here